Campaña de lectura: Las primeras letras

lunes, 15 de febrero de 2010

Ilustración de Augusto Rubio, Facultad de Artes, 2008.


Las primeras letras
Patricia Romero Ramírez •

A partir de la Ilustración, cuando se promovió la educación universal y comenzó a ser aceptada la práctica generalizada de enseñarles a leer a los menores, lo que se buscó fue dotarlos de una habilidad que les encaminara a ser ciudadanos obedientes y creyentes devotos, según el texto “Literatura infantil y de jóvenes en el siglo XIX”, de Anna Staples.

De acuerdo con esta autora, la idea de que un niño disponga de material de lectura apropiado para su edad es relativamente nueva. A principios del siglo XIX, los textos de lectura para niños les transmitían a éstos la actitud religiosa y moralizante de la época, en el primer caso, mediante textos sobre la vida de los santos y, en el segundo, mediante el uso de materiales como el Tratado de derechos y obligaciones, de Escoiquiz, o de las constituciones y manuales de civismo. La esencia de la lectura para niños en esa época era: moral e instrucción, remarcadas en el caso del sexo femenino.

La enseñanza de las primeras letras tenía como objetivo el aprendizaje de las habilidades necesarias para asimilar la doctrina cristiana. Por ello, los libros para niños abordaban temas enteramente espirituales; pero igualmente era una forma de que pudieran continuar con lo aprendido en el seno materno. En esos libros se incluían los conceptos de obediencia al Estado y respeto a las autoridades políticas. La enseñanza religiosa o moral también se realizaba mediante fábulas, pues en ellas, tratándose de animales, se podían reflejar los vicios y las virtudes humanas.

Cuando el niño aprendía a leer se le enseñaba a escribir sin procurar mucho el aspecto ortográfico sino más bien el caligráfico y el moralizante; se empezaba formando letras en cajas de arena, pues de esta manera la caligrafía mejoraba. Algunas veces se anexaban a los textos imágenes, pues así se podía descansar un poco la vista, además de ayudar a que la lectura fuera menos tediosa y más apetecible. En esa época la lectura tenía el propósito de que los textos pudieran ser memorizados y así poder aplicar sus temas moralizantes en el trascurso de la vida diaria, es decir, no existía un concepto de lectura como placer o para matar el ocio.

Pero el significado de la lectura sufrió otra modificación a principios del siglo XIX. La Ilustración debió aceptar, contra las condenas de centurias anteriores, lo saludable de las lecturas “frívolas”, especialmente de poemas, algo que comenzó a ser promovido entre infantes; en cualquier caso, las lecturas para niños seguían siendo pocas. Así, los temas comenzaron a cambiar. Si bien permanecían las consideraciones éticas, los editores comenzaron a hacer circular impresos que trataban sobre ciencias exactas, viajes, fantasías, entre otros. “Se tendría que esperar a la segunda mitad del siglo, a las influencia de las modas francesas y sobre todo al auge del romanticismo, para encontrar en México una literatura especializada para ese sector de la población”.

Referencia
Anna Staples, “Literatura infantil y de jóvenes en el siglo XIX”, en Lucía Martínez Moctezuma (coord.), La infancia y la cultura escrita, Siglo XXI Editores/UAEM, México DF/Cuernavaca, 2001, pp. 339-350.

• Estudiante de la Licenciatura en Letras, Facultad de Humanidades, UAEM.

FIL Buenos Aires 2010

viernes, 12 de febrero de 2010

Como cada año, la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que es la más grande de su tipo en el mundo de habla hispana, se llevará a cabo del 22 de abril al 10 de mayo de 2010, en las instalaciones de La Rural, recinto ferial de Buenos Aires. Las jornadas para profesionales se llevarán a cabo del 21 al 23 de abril.

Esta feria es considerada como uno de los eventos culturales y editoriales más importantes de Latinoamérica, pues constituye un valioso lugar de encuentro entre autores, editores, libreros, distribuidores, educadores, bibliotecarios, científicos y más de un millón de lectores de todo el mundo.

En su programación cultural, la feria ofrece conferencias, mesas redondas, presentaciones de libros, diálogos con escritores, invitación a autores y especialistas del exterior; el Encuentro Internacional, el Encuentro de Narradores, un Maratón de Lectura, narraciones para adultos, y actividades para chicos y jóvenes.

Feria Internacional del libro infantil Bolonia, Italia

Se emitió la convocatoria para la 47ª edición de la feria internacional del libro infantil Bolonia, Italia. La cual se llevará cabo del 23 al 26 de marzo de 2010.

El Centro de Promoción del Libro Mexicano (CEPROMEX) montará un stand integral diseñado ex profeso para el colectivo de nuestro país donde se exhibirá una muestra representativa de la producción infantil y juvenil de México y que ofrece una imagen minimalista, moderna y funcional para los visitantes y expositores.

La feria de Bolonia espera que se supere la participación de 2009, a la que acudieron más de 1,300 empresas expositoras provenientes de 69 países y la visita de más de 5,600 profesionales, aproximadamente.

En 2010, la feria será promovida en las principales revistas especializadas, en todos los periódicos de Europa y en los medios de comunicación más importantes del mundo.

Indicación acerca del uso de las siglas de la universidad

En cumplimiento de su función de promover la adecuada utilización de los elementos de la identidad universitaria, la Coordinación Editorial de la UAEM presenta la siguiente indicación:

Respecto al uso de las siglas del nombre de nuestra universidad, de acuerdo con el Estatuto Universitario vigente a partir del 1 de enero de 2010 (capítulo II: “Del patrimonio intangible de la universidad”, artículo 5, numeral I), la forma UAEM es uno de los elementos de identidad representativos de ella. Por lo tanto, es incorrecto el uso de la forma UAEMor.

Para los casos en los que hubiera lugar a equívocos, se sugiere utilizar la forma “UAEM Morelos”, siempre y cuando la utilización del elemento de identidad “UAEM” dé lugar a confusión con elementos de identidad de otras entidades (e.g., UAEM del estado de México).

Ambas universidades ya han protocolizado el uso de estas siglas: UAEM para la del estado de Morelos y UAEMex para la del estado de México.

Por esta razón, es pertinente hacer el uso adecuado de estas siglas en los currículos académicos, en ponencias en congresos y coloquios y en publicaciones.



Atentamente
Por una humanidad culta

Coordinación Editorial UAEM

Uso de logotipos en publicaciones de la UAEM

jueves, 11 de febrero de 2010

En noviembre de 2005 la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) publicó el Manual de identidad gráfica, una herramienta para que sus unidades académicas y administrativas puedan producir materiales gráficos y comunicaciones visuales conservando la unidad y prestancia de la imagen institucional. Este manual es de gran utilidad para el buen manejo de los dos elementos gráficos institucionales: el logosímbolo (escudo y nombre) y el lema (Por una humanidad culta). Por ello, “es obligación de los responsables de la edición de cualquier material gráfico y visual seguir los lineamientos” allí descritos.

Entre las aplicaciones de los elementos de identidad gráfica de la UAEM que requieren apegarse a los criterios tipificados se encuentra el diseño de libros y publicaciones. En las portadas de publicaciones se deben incluir los nombres de los coeditores, únicamente en texto. En el lomo se colocará el logotipo de la editorial universitaria y el del coeditor, en caso de haberlo. En la contraportada se presentan el logotipo del coeditor y el logosímbolo de la UAEM, éste únicamente en las aplicaciones en tinta (negro o azul marino) señaladas en el mismo manual, junto con el código de barras de la publicación.

El adquirir conciencia de la necesidad de contar con un sistema de diseño gráfico coordinado permitirá a la universidad proyectar una imagen de identidad correctamente aplicada, difundida y reconocida.

La versión electrónica del Manual de identidad gráfica puede obtenerse en la página web de la UAEM: http://www.uaem.mx/descargas/manual.pdf o en la Coordinación Editorial de la UAEM. También pueden solicitarse los logotipos que se incluyen en las publicaciones. La imagen siguiente es una muestra de la aplicación del logosímbolo institucional y el logotipo en las publicaciones de la UAEM.



Buscando la vida. Productores y jornaleros migrantes en Morelos

martes, 2 de febrero de 2010


La presente obra es una compilación de seis estudios sobre las condiciones de vida y de trabajo de productores agrícolas y jornaleros migrantes en diferentes regiones de Morelos y su influencia en el sureste del Estado de México. Con base en estudios de caso se pretende contribuir a la difusión de datos actualizados sobre las diferentes articulaciones regionales, nacionales e internacionales de la producción agrícola de Morelos y sus mercados de trabajo, considerando la importancia de la migración estacional de jornaleros agrícolas desde comunidades indígenas de Guerrero y Oaxaca.

Asimismo, los estudios proponen distintas aproximaciones al medio rural desde una perspectiva antropológica que enfatiza el papel de los protagonistas y sus características socioculturales en las formas en que participan en las actividades agrícolas, en cómo construyen sus estrategias de subsistencia, movilidad y reproducción social. Se presentan escenarios dominados por la producción comercial de hortalizas para el mercado interno y externo, un tipo de cultivos que ha tenido gran impacto en la diversificación y especialización productiva del agro morelense desde mediados del siglo XX, como fuente de ingresos y empleos, así como en la construcción de complejas redes de comercialización en las que intervienen diferentes agentes económicos.

Buscando la vida. Productores y jornaleros migrantes en Morelos
Kim Sánchez y Adriana Saldaña
UAEM/Plaza y Valdés Editor, Cuernavaca/México DF, 2009, 168 pp.
ISBN: 978-607-7771-02, 978-607-402-090-8
$175.00