Participación comunitaria y prácticas alternativas hacia el manejo integral de cuencas.

martes, 22 de marzo de 2011


En los planes de gestión del agua de las instituciones formales, se le ha dado un lugar especial y en particular importancia al término “manejo integral de cuencas”, entendido como una forma de trabajo que se usa en diversas instituciones del agua en el mundo, y que se caracteriza por ser un concepto holístico de participación social, que propone una metodología para alcanzar la gestión integrada del agua.

La tesis que sustenta a este libro parece banal y hasta de simple buen sentido para cualquier teoría de gestión descentralizada: la necesidad y la conveniencia de confiar a las propias comunidades (campesinas) el manejo integral de las cuencas hídricas que forman parte de su hábitat y de su territorio; pero se trata en realidad de una tesis nada inocente, ya que se nos presenta cargada de insospechadas implicaciones teóricas, políticas y hasta utópicas o antisistémicas.

Por una parte, se inscribe en la lógica de los movimientos ambientalistas emergentes que luchan por la reapropiación de su patrimonio de recursos ambientales; y, por otra, adopta una perspectiva integradora que le permite aprehender su objeto de estudio —la cuenca hídrica— como un sistema complejo que se alinea con una de las premisas centrales de la ecología humana y de la sociología ecológica contemporánea: la indisociabilidad entre orden biótico (o biofísico) y orden cultural.

Por otro lado, se presenta un entrelazamiento entre las características hidrológicas y ambientales del sistema bajo estudio, y las de la organización de los actores que habitan dentro de su área. Es decir, se postula como punto de partida y encuadre genera lo que la autora llama unidad social-fluvial, la interdependencia entre agua y sociedad, entre sistemas biofísicos y sistemas socioeconómicos.

Esta obra argumenta a partir de un caso que ilustra ejemplarmente los beneficios ecológicos derivados de la gestión comunitaria de los recursos ambientales en el nivel local. La comunidad de San Agustín Amatlipac ha sabido administrar de modo eficiente y sustentable los recursos hídricos de su microcuenca, en función de “saberes ambientales” legados por su cultura ancestral y con base en estructuras organizativas propias, que son las que están disponibles en una comunidad tradicional dotada de fuerte identidad colectiva y vitalmente conectada con su entorno territorial, no sólo en términos instrumentales, sino también simbólico-expresivos.

Participación comunitaria y prácticas alternativas hacia el manejo integral de cuencas. El caso de los Altos de Morelos
María Alicia de los Ángeles Guzmán Puente
UAEM/Juventud y Familia AC/Plaza y Valdés (Sociología)
Cuernavaca/México DF, 2010, 239 páginas
ISBN: 978-607-402-207-0
$ 175

0 comentarios:

Publicar un comentario