Cuernavaca, ciudad fragmentada. Sus barrancas y urbanizaciones cerradas

lunes, 10 de febrero de 2014


Cuernavaca, ciudad fragmentada. Sus barrancas y urbanizaciones cerradas
Concepción Alvarado Rosas y María Di Castro Stringher

El objetivo de esta obra es dar a conocer el estado actual de la ciudad de Cuernavaca, en relación con dos elementos característicos de su territorio: las urbanizaciones cerradas (fraccionamientos, condominios y calles cerradas) y las barrancas que coexisten con el tejido urbano. Estas le confieren a la ciudad una geografía particular, es decir, se le observa a manera de trozos o islas urbanas.
Pero no solo se trata el aspecto visual; la funcionalidad urbana también se ve transformada desde el momento en que se privilegian áreas pequeñas y se descuidan grandes zonas de la ciudad. Se confrontan así realidades distintas, espacios ganadores y espacios perdedores, lo cual resulta en un patrón diferenciado de ocupación del territorio.
En este caso, la morfología urbana está íntimamente relacionada con el uso residencial del suelo, el cual se ha ido transformando de un tejido tradicional a uno cada vez más homogéneo, que responde a patrones arquitectónicos diferentes de los que se desarrollaban en el pasado. Este uso por medio de urbanizaciones cerradas se ha difundido en toda la geografía de la ciudad, si bien se ha concentrado en la parte norte del conglomerado urbano de la capital morelense.
Igualmente, en el libro se abordan otros elementos inherentes a las urbanizaciones cerradas y a este patrón de ocupación del territorio, como la inseguridad (o la falta de seguridad) que prevalece en la ciudad y la fragmentación socioterritorial, que se presenta como “pedazos” o piezas adosadas dentro de la ciudad, a partir de la existencia de estos dispositivos cerrados.
En esta investigación se parte de que la población que vive en estas urbanizaciones cerradas, por su nivel de escolaridad e ingresos, tendría mayor conciencia acerca del cuidado, manejo y conservación de las barrancas. El estudio mostró, lamentablemente, que esto no es así, ya que el nivel social, de ingresos o educativo no derivan en una mayor conciencia acerca de cómo se deben proteger las barrancas, a pesar de que estas aportan un beneficio directo para los asentamientos humanos cercanos a ellas, y en general para todo el tejido urbano.
Con base en lo anterior, la presente obra está integrada en cuatro capítulos. El primero abarca las urbanizaciones cerradas, cómo se consideran dispositivos privatizadores del espacio público y cómo la cultura de lo verde (barranca) se convierte en un bien utilizado para promover estas formas de ocupar el espacio residencial. En el segundo capítulo se muestra un panorama general del desarrollo urbano de la zona metropolitana de Cuernavaca y se hace énfasis en el municipio, así como en los elementos del medio natural que le dan esa singularidad climática. En el tercer capítulo se hace una revisión sucinta de la normatividad en los ámbitos federal, estatal y municipal, en relación con los ecosistemas y, particularmente, con las barrancas que se encuentran en Cuernavaca. Finalmente, en el último apartado se abordan de manera detallada las urbanizaciones cerradas localizadas en la parte norte de la ciudad y cómo el crecimiento reciente de estos dispositivos se ha dado en sus bordes, sobre todo en lugares donde existen barrancas.

Cuernavaca, ciudad fragmentada. Sus barrancas y urbanizaciones cerradas
Concepción Alvarado Rosas y María Di Castro Stringher
UAEM/Juan Pablos Editor, Cuernavaca, México DF, 3013, 199 páginas
ISBN: 978-607-8332-03-8 (UAEM)
978-607-711-157-3 (Juan Pablos Editor)

Voces y disidencias juveniles. Rebeldía, movilización y cultura en América Latina



Voces y disidencias juveniles. Rebeldía, movilización y cultura en América Latina, de Alcira Soler Durán y Antonio Padilla Arroyo (coordinadores)

Los textos de la obra recogen múltiples voces y rostros y dan cuenta de la capacidad de los jóvenes para poner en tela de juicio el modelo que solo les ofrecía ser el “hombre perfecto” a condición de adecuarse a sus paradigmas. En este sentido, se trata de historias en las que destaca el esfuerzo por comprender y comprenderse y, por eso mismo, vincularse y comprometerse con las urgencias de sus tiempos y espacios, de la posibilidad de cambiar el presente para abrir nuevos horizontes y, al mismo tiempo, revalorar la herencia de actitudes y virtudes, así como el legado de las obras culturales que, al apropiárselas, les dieron una nueva significación.

Son voces y palabras, actitudes y actos, ideas y valores, gestos y experiencias que resuenan con la fuerza y la frescura de hombres y mujeres en diversos momentos generacionales, en escenarios y territorios distintos, compartiendo y departiendo virtudes y defectos, periplos y estaciones a tono con la edad. Todo esto lleva a comprender a juventudes y a jóvenes disidentes y ardientes, a conocer algo más de las luchas, movilizaciones y culturas, de sus fracasos y sus triunfos, de las temibles consecuencias que sus desafíos les originan. Esos jóvenes guardan, sin duda, un enorme parecido con los jóvenes de otras épocas y regiones del planeta.

Los jóvenes que transitan en este libro, en consonancia con los tiempos, fueron partidarios tanto de las estructuras organizativas obreras y campesinas, de sindicatos y de comunistas, como de organizaciones contraculturales, aunque también hubo demócratas y liberales, cuanto o más radicales que aquellos descritos por Luzzato. Unos y otros jóvenes, unas y otras juventudes, aparecen como la confirmación “de la ecuación jóvenes-rebeldes” en coyunturas, instituciones o discursos en los que sus portavoces apelan a las cualidades transformadoras de la guerra, el pacifismo o la lucha frontal contra las estructuras injustas o las generaciones adultas.

Este libro sigue un orden establecido con base en cuatro criterios principales: el primero, referente a las voces de los jóvenes estudiantes que expresan sueños, aspiraciones y proyectos. El segundo, parte del ámbito político latinoamericano, desde la segunda mitad del siglo XX, y nos ayuda a comprender la presencia de los jóvenes estudiantes de clase media, de obreros y campesinos, en un constante enfrentamiento con el Estado, resistiendo la acción autoritaria. La tercera pauta está enfocada en las acciones emprendidas por los estudiantes y profesores en busca de la autonomía de sus instituciones de estudios superiores. Para finalizar, se abordan las expresiones de los jóvenes de los años sesenta y ochenta en la literatura, la música y el arte, como una de las expresiones más nítidas del “ser” de los jóvenes.

Voces y disidencias juveniles. Rebeldía, movilización y cultura en América Latina
Alcira Soler Durán y Antonio Padilla Arroyo (coordinadores)
UAEM/Juan Pablos Editor, Cuernavaca/México DF, 2010, 288 páginas 
ISBN: 978-607-7771-22-7 (UAEM)
978-607-7700-64-7 (Juan Pablos Editor)

lunes, 27 de enero de 2014


Cultura organizacional de la cárcel en México, de Pablo Guerrero

En la actualidad, el binomio delincuencia-inseguridad constituye, desde varias perspectivas, uno de los mayores problemas en la sociedad mexicana. En primer lugar, por los constantes embates de la inseguridad a partir de la guerra con las organizaciones delictivas; y en segundo, por el carácter punitivo y no social que se le ha tratado de dar a esta guerra. En esta situación destaca el castigo a través de la cárcel.
Toda sociedad produce bienes materiales, y en esta obra se mencionan unos más que se han denominado culturales, los cuales trascienden lo puramente funcional-unitario, y se expresan en ideas, concepciones del humano y del mundo, que dan lugar a instituciones que, de cierta manera, encarnan las aspiraciones humanas: iglesias, organizaciones sociales, universidades; pero también tribunales, manicomios y prisiones, encargados de juzgar y recluir a los transgresores de las normas sociales: a los llamados anormales o desadaptados.
En la actualidad, es importante considerar cuáles son las ideas que sustentan nuestra concepción del mundo y qué relación existe entre esta, el delito y la institución carcelaria, ya que tanto la concepción del delinto como la institución carcelaria donde el delincuente ha de purgar la pena correspondiente, obedece a una concepción del mundo que comienza a tomar forma en el Renacimiento, y que hacía referencia al hecho de ver al mundo en función de razones lógicas como un valor social que da sentido a nuestra cultura, incluso la posmoderna, y donde el delinquir no es un procedimiento social racionalizado, y por lo tanto queda fuera de las instituciones sociales. Esta concepción, sustentada en el humanismo y la razón, da lugar a todo un subsistema legal pretendidamente científico en el que la prisión o institución carcelaria tendrá el carácter de instrumento mediante el cual deberá lograrse la normalización del delincuente, su rehabilitación como miembro del sistema social.
En el desarrollo del presente trabajo se investigó la relación entre delincuencia e institución y organización carcelaria como un sistema complejo, así como un sistema de red y de representaciones sociales en el marco histórico de la llamada modernidad y su correspondiente concepción del mundo, así como la relación que existe entre la psicología, la sociología organizacional, y cómo es que se ve la primera alterada por la influencia de la segunda; asimismo como la influencia del marco normativo de la institución carcelaria como mecanismo de regulación externo, ambas enmarcadas por un marco histórico, social, económico y de poder, tanto organizacional como de grupos internos, y políticos, siendo estos elementos los que dan pausas que hasta cierto punto delimitan y enmarcan la acción social, determinando las formas como se concibe el delito, el castigo y la prisión o cárcel.

Cultura organizacional de la cárcel en México
Pablo Guerrero Sánchez
UAEM/Fontamara (Argumentos 191), Cuernavaca, México DF, 2013, 226 páginas

ISBN: 978-607-7771-99-9

Formación, distancia y tecnología, de Michel Bernard


Formación, distancia y tecnología, de Michel Bernard

En la actualidad las distancias se acortan, la noción de espacio-tiempo varía y la producción de información y conocimiento se diversifica; ello demanda nuevas formas de relacionarse y de establecer comunicaciones con un sentido dialógico entre los sujetos en formación y los facilitadores de esta. En tal sentido, habría que concebir la distancia y la formación de maneras diferentes, complejas y paradójicas, que se complementan políticamente, pero se separan con características específicas que las hacen ser constructoras de un pensamiento plural y a la vez particular, formadores de nuevos horizontes, nuevas formas de relación y búsquedas permanentes en esas distancias y formaciones tan diversas.
El autor de esta obra nos ofrece una serie de reflexiones encaminadas a la asunción de un nuevo espíritu formativo que renueva las prácticas sociales, culturales y educativas; un espíritu en el cual las reflexiones del sí mismo en formación y el sí mismo que aporta en la formación se encuentran como entes constructores de nuevas realidades sociales. Esta nueva concepción se sitúa en la base del trinomio formación-distancia-tecnología, en la revisión de estos componentes como un todo complejo, reconoce a las personas con su alteridad y sus situaciones particulares, para darnos y enseñarnos que la perseverancia el camino para proseguir a través de la distancia.
Esta obra constituye uno de los más importantes trabajos en torno a la reflexión sobre el tema de la formación, la distancia y la tecnología, desde una perspectiva de la formación que va más allá de la lógica instrumental y eficientista del uso de las tecnologías en el campo educativo. Asimismo, cuestiona el carácter instrumental de los programas educativos que recurren a la educación a distancia y al uso de recurso tecnológicos, cuando estos no toman en cuenta los procesos formativos de los sujetos, no reconocen la relación fundamental de cara a cara entre los intervinientes en la formación: el docente y el educando. Más aún, critica la existencia de programas educativos que recuperan criterios cercanos a lo mercantil para su diseño, dejando en segundo lugar los aspectos académicos.
Michel Bernard no intenta formular un nuevo modelo de formación, sino que ofrece una contribución para pensar la formación de nuevos modelos, a partir de poner en primer plano los fundamentos del “acto e formación” y al reconsiderar la formación en función de la distancia. De ahí que al hablar de la puesta a distancia el autor tome en cuenta la pluralidad de los componentes de la distancia, reconociendo la existencia de diferentes distancias, no solo la espacial o geográfica, que es la que usualmente se ha tomado en cuenta en los programas de educación o formación a distancia. En esta “puesta a distancia”, el autor, aborda una lógica centrada en el sujeto de formación, también toma en cuenta la dimensión de las técnicas, reconociendo en ellas su valor como soportes o facilitadores de la formación.

Formación, distancia y tecnología
Michel Bernard
UAEM/Pomares/UAEH/UPN, Cuernavaca/Barcelona/Pachuca/México DF, 2006, 206 páginas

ISBN: 84-87682-70-7