La novela en México en el siglo XIX

viernes, 8 de junio de 2018




Este libro ofrece una vista panorámica, y con una visión particular, de la novela mexicana, desde Fernández de Lizardi hasta Federico Gamboa. A todos los autores presentados los une el común denominador de ser novelistas y mostrar algún aspecto del nacionalismo; pero las diferencias que los separan son varias y profundas: abarcan desde la técnica de la escritura, que puede ir de la más desaliñada a la más pulida, hasta el punto de vista que va de lo regional a lo nacional, de lo rural a lo provinciano. Las formas también varían: se hace uso del romanticismo, del costumbrismo; se escriben novelas realistas y otras de pretensión naturalista.
El resultado de la novelística decimonónica nos dejó un acervo grandioso de obras en que el nacionalismo variante, según el momento histórico, hace acto de presencia para quedarse como huella de la tarea y los propósitos de los escritores mexicanos. Es significativa la lucha de los novelistas para salvarse de influencias europeas.
En La novela en México en el siglo xix se presenta un breve recorrido por aquellas novelas que acusan un marcado nacionalismo como autodefinición de México y los mexicanos, desde la Independencia hasta las postrimerías del siglo xix.
El libro aborda varios temas: El nacionalismo como autodefinición y su incorporación en la novela mexicana; Independencia y orígenes de la novela: ¿quiénes y cómo somos?; Cinco de mayo: en defensa de la patria; El proyecto de literatura nacional romántico; La dictadura: realismo de una identidad fragmentada, y Fines de siglo: naturalismo de las máscaras de un mismo rostro.
En la Introducción, el autor refiere que el 13 de agosto de 1521 representa no sólo la fecha del triunfo de los españoles o la derrota de los aztecas, sino que ese día simboliza la gestación del pueblo mexicano, producto de la amalgama de las dos culturas. Desde la Colonia existía una vida que sugería el crecimiento de aspectos que denotaban mexicanidad, pero serán José Antonio Alzate y José Ignacio Bartolache quienes, en el siglo xviii, con sus escritos, sienten las bases para el proceso de la cultura y la nacionalidad. José Joaquín Fernández de Lizardi da a México e Hispanoamérica la primera novela del Nuevo Mundo. En ella, con un gran sentido de nacionalismo, presenta una realidad de México con propósitos reformistas. Además, fue el primero en indagar sobre nuestra identidad. En El periquillo sarniento, Fernández de Lizardi permea la existencia de un nacionalismo en proceso.
En el siglo xix, la Guerra de Reforma y la intervención francesa son sucesos clave para mostrar el nacionalismo mexicano en toda su amplitud. Hay valores arraigados de una nación independiente que no está dispuesta a ser gobernada por leyes que privilegien sólo los intereses de la Iglesia católica y de los conservadores, o dirigida por gobiernos extranjeros. Ignacio Manuel Altamirano será quien proponga un programa de literatura nacional.

La novela en México en el siglo xix
León Guillermo Gutiérrez
uaem/Bonilla Artigas Editores (Asterisco 2), Cuernavaca/Ciudad de México, 2017, 74 páginas
isbn: 978-607-8519-56-9

0 comentarios:

Publicar un comentario